Arts Of The Working Class Logo

CONTRA EL CAPITALISMO DE LOS CUERPOS

Jéssica Zambrano Alvarado sobre Teoría King Kong de Virginie Despentes.

  • Mar 03 2021
  • Jessica Zambrano Alvarado
    is a writer and amateur sportswoman based in Guayaquil, Ecuador. She contributes to independent media such as boca 9 and equis cultura. She was editor of the cultural supplement Cartón Piedra of the newspaper El Telégrafo. Visit her blog cicloreading.ec

Son dos los momentos en los la escritora francesa Virginie Despentes dice haberse sentido mujer: cuando fue violada en una carretera francesa, luego de caer en la trampa de unos tipos que parecían amables e infantiles cuando “hacían dedo”; y cuando tuvo que emperifollarse –enchularse en Guayaco, el slang de la ciudad tropical desde donde se escribe esta reseña, Guayaquil– para prostituirse, siendo esta la única forma de ganar bien sin aspirar eternamente, como en cualquier otro puesto, al imposible ascenso laboral. El resto del tiempo dice haber vivido como hombre; porque tenía ganas de que así fuera. 

A partir de su propia historia, Despentes desentraña la sexualidad la prostitución, la violación, el rol social de la mujer y su construcción moral en su manifiesto Teoría King-Kong (2016). Pero más allá de plantear una acción por el feminismo, los postulados que hace tienen que ver con la configuración de un capitalismo casi dogmático y cristiano, que trata de forma desigual a hombres y mujeres: “El capitalismo –sostiene– es una religión igualitarista, puesto que nos somete a todos y nos lleva a todos a sentirnos atrapados, como lo están todas las mujeres”. 

Teoría King-Kong, traducido a varios idiomas ya, se ha convertido en una forma de desentrañar la moral que cuestiona la relevancia de unos cuerpos sobre otros, como unos acaparan el espacio público; así como las formas de trabajo de unos cuerpos sobre el de otros. Esto se dirige principalmente a la crítica de Despentes de como se cuestiona la prostitución y se solapa la pornografía desde la mirada masculina. Despentes apela a una sociedad en la que, a pesar de las revoluciones feministas y sociales, se sigue culpabilizando a las víctimas por sobre sus victimarios.  

La autora de Fóllame (1994) –un road trip en el que una actriz porno y una prostituta huyen de un asesinato– y Teoría King-Kong está del lado de las nociones de Camille Paglia, otra académica del feminismo cuestionada, cuando le dice a las mujeres: “Meteos en el fango, en el reino de los sentidos. Luchad por vuestro territorio, hora tras hora. Aguantad los golpes como hombres. Yo exalto la personalidad pagana del deportista y el guerrero, que pertenecen a la cultura de la vergüenza más que a la cultura de la culpa, y cuya ética es el candor, la disciplina, la vigilancia y el valor”. 

Teoría King-Kong se publicó con el miedo de meterse en una guerra entre feministas a ultranza y católicos, luego de haber recibido una serie de críticas por Fóllame y su posterior adaptación audiovisual, en el 2000. Despentes dedica su trabajo a todas las mujeres que se salen de la norma, pero también a las que permanecen en ella. En todo caso, su trabajo remarca en la idea de Simone de Beauvoir, cuando esta escribió en el Segundo Sexo (1949) que “no se nace mujer, se llega a serlo”. Despentes remata esta aseveración explicando que es así, “porque la virilidad tradicional es una maquinaria tan mutiladora como lo es la asignación a la feminidad”. 

En Arte Queer del Fracaso (2011) el profesor transgénero Jack Halberstam (llamado Judith antes de su transición), escribe que “mientras el capitalismo produce el éxito de algunas personas por medio del fracaso de otras, la ideología del pensamiento positivo insiste en que el éxito depende solo del trabajo duro y que el fracaso es siempre responsabilidad tuya”. Despentes está del lado de los cuerpos que fracasan y están socialmente vistos como inferiores, de los cuerpos que socialmente se han despojado de su valor. Desde su postura veo yo cómo las luchas se han revelado ahora que, según dijo en una entrevista reciente en España, las mujeres hablan y no se disculpan de ser feministas, “las mujeres dicen basta, nunca lo había oído con tanta claridad. Es importante”. 

Tal vez ahora, el capitalismo tenga otras formas de configuración sobre los cuerpos, a través de la mediación digital, de las redes sociales que nos ponen horas de horas frente a una pantalla mientras registran y controlan nuestros datos a través de la tecnología; aunque el capitalismo merma nuestros cuerpos y su individualidad, aún así hay luchas que no se silencian más, como las de las mujeres y las diferencias sociales que terminan con un embrujo mal acordado. 

 

Virginie Despentes, Teoría King Kong, Literatura Random House, 2018, 176 páginas, €13.90

 

//

This contribution is part of Issue 15: DECOLOMANIA, on art history, the history of politics, and the history of theory: all of them colonized and colonizing, much like our very selves.



  • IMAGE
    Amelie von Wulffen, Petting 1 + 2, 2017, oil on wood,
    Courtesy Sundblad family collection

Cookies

+

To improve our website for you, please allow a cookie from Google Analytics to be set.

Basic cookies that are necessary for the correct function of the website are always set.

The cookie settings can be changed at any time on the Date Privacy page.